El Feng Shui llega a las inmobiliarias americanas. Y pronto a las europeas.

Fengshui Compass.jpgLos compradores chinos exigen pisos organizados según el Feng Shui para comprarlos. Por eso, las inmobiliarias  que quieran vender pisos deberán no construir escaleras frente a las puertas, ni situar el baño en la zona norte de la casa o jamás colocar espejos alineados con puertas y ventanas. Estos son algunos de los consejos que se extraen de la filosofía feng Shui y que los agentes inmobiliarios están aprendiendo para vender más casas, y más caras, al cliente de nacionalidad china.

Con el objetivo de mantener estos datos o aumentarlos, las compañías inmobiliarias americanas están empapándose de cultura china para poder así ofrecer un producto más específico a gusto del cliente. Y así, construir, remodelar o rediseñar casas bajo la filosofía Feng Shui es un aliciente esencial para que el comprador oriental se decida finalmente por adquirir un inmueble en territorio americano.

Lo cierto, es que los datos acompañan a esta estrategia de venta. En una encuesta realizada por la consultora americana Better Homes ang Gardens a estadounidenses de origen chino se extrae que el 86% de los encuestados piensa que el Feng Shui marca diferencia en las decisiones de compra. Asimismo, el 79% de los posibles compradores chino-americanos contestaron que pagarían más por una casa que siga las normas de esta filosofía.

Los chinos creen que el feng Shui se basa en la existencia de un principio activo, el qi, en el interior de todo ser vivo que se configura como un flujo vital de energía. La interrupción de este flujo, según esta filosofía, es la base de los trastornos físicos y mentales del ser humano. Así, ahora en muchas de las casas que se están construyendo en el país americano se aseguran de que las camas estén colocadas en ‘posición de la muerte con los pies de la cama mirando a la puerta’, de que se usen colores cálidos, se escoja un mobiliario adecuado o se coloque los sillones que más se utilicen en zonas seguras – sobre pared maciza y desde el que se pueda ver la puerta de entrada y las ventanas.

Fuente: El Economista

Please follow and like us:

Post a comment

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial